Skip to content
16/10/2010 / Punto Emprendedor

LOS 33 CANTOS DE “LA DIVINA COMEDIA”

“En medio del camino de la vida me encontré en un oscuro bosque pues el claro sendero se había extraviado”

Existen numerosas pruebas en nuestras vidas, tan importantes y a veces tan perturbadoras que llegamos al mismo punto al decirnos: ¿Por qué a mí? Nos detenemos un instante y buscamos una respuesta que de sentido a nuestros males e infortunios. Recopilamos cada detalle de nuestro pasado en vano pues parece que no existiese respuesta alguna, comenzamos a pensar que existe alguien que nos detiene, que nos exige…que nos pone a prueba. Sea como sea, pareciera que llevásemos una cruz en nuestra espalda.

Cada uno de nosotros en algún momento de la vida, sentimos vivir nuestro propio infierno. Tan diferente a los demás y tan lleno de problemas como el de muchos.  Experiencias que nos hace cada vez más fuertes y también más extraños. Aquél día que la luz de los 33  llenaron sus corazones desde aquél profundo túnel, recordé una historia de aquellas que embargan el paladar de encanto y misterio, lleno de alegorías y simbolismos, escrito en 33 cantos. Hoy día, queridos lectores, trataré de no avergonzar al magnífico autor Dante Alighieri.

“Para crecer como persona, a veces es necesario tocar fondo”

Alighieri nos describe un infierno alegórico en forma de cono y compuesto por nueve círculos. Obviamente un universo carente de fe y esperanza, donde tan sólo el más recóndito sentimiento de alegría desaparece en las puertas del mismo abismo.

Como sabrán, toda acción nace del propósito y anhelo de nuestros corazones y de ahí en adelante, depende de nosotros sobrevivir a los duros golpes de la vida. El propósito de Dante, en la novela, es rescatar a su amada Beatriz y encontrar el perdón por haberla traicionado; condenada por el mismo Hades, baja hasta el último círculo del infierno.

Desprovisto de ideas e ilusiones, nuestro caballero templario Dante cae en la desesperación de socorrerla. Con ayuda del guía más sabio, Virgilio; decide emprender su viaje a lo más profundo de las tinieblas, donde hay más condenados ahí que salvados en el cielo. Embarcados en Caronte, una barca que conduce a los condenados, llegan al primer círculo; EL LIMBO,  donde sufren aquellos que sin cometer pecado no poseían suficiente fe; lo habitaban los paganos virtuosos y los niños sin bautizar. Ahí habitaba el hijo de Dante, Platón, Sócrates y Aristócrates.

Destruyendo a Minus pasa al segundo círculo; LA LUJURIA, a este tormento eran sentenciados los cardenales condenados, donde Antonio y Cleopatra, Helena de Troya y Paris, reproducen tormentas generadas por la pasión eterna.

Pasando por una oscuridad densa y palpable llega hasta Cerbero, guardián del tercer círculo, LA GULA. Glotones que en vida no fueron satisfacidos y que la muerte llevarán por toda la eternidad. Dejándose devorar por la bestia, Dante llega al cuarto círculo, LA AVARICIA. Donde todo el oro del infierno empequeñece la vida. Es en este lugar donde habita su padre, a quien  elimina por el dolor que le causaba a su madre en vida. Es ahí cuando la debilidad encoge el corazón de nuestro héroe, pero Virgilio lo guía y aconseja como si fuera su propio hijo.

Los siguientes círculos conformados por la ciudad de Dite (Plutón), rodeada de una laguna que encierra gran fetidez; su entrada resaltada por una gran puerta, hace parte de una muralla de hierro; aquí se encuentra los orgullosos, los herejes, los libres pensadores y los materialistas. El sexto, donde habitaban los herejes, metidos en sepulcros de fuego. El séptimo círculo, vigilado por el minotauro, al cual derrota con gran facilidad.  Donde la violencia reina, hirviendo la sangre de los humanos. Aquí habitan Atila, Alejandro y Dionisios. En el Octavo círculo, el del FRAUDE, Dante cruza aquél puente entre aduladores y demoniacos donde mientras corría lo abrumaban sus pecados como si cada paso fuese un abismo de recuerdo, donde sentía que su mente se debilitaba a cada paso y, sin embargo, nunca se detuvo.

Llegó al noveno círculo, caminando por la oscuridad entumecido por el intenso frío y rodeado de almas congeladas, de impostores y traidores, buscó incansablemente a Lucifer, destruyendo su corazón donde yacía el mismo Judas Iscariote, para encontrar la luz divina de Dios, liberando el alma de su amada y ganando su perdón.

Recuerden que aquél infierno que vivimos en ocasiones, lleno de sufrimiento y enormes murallas que impiden nuestro avance, pueden ser superados por la incontable fuerza de voluntad, fe y esperanza que yace en cada uno de nosotros. Y que detrás de todo, nace una luz que resplandece nuestras vidas exenta de monstruos, demonios y gigantes.

“Para alcanzar nuestros mayores logros y abrirse paso por entre grandes obstáculos, nunca perezcan ni tampoco abandonen, más bien dejen que el corazón los guíe y emprendan aquél viaje que tanto los atormenta”

César Paima Agurto

Anuncios

One Comment

Dejar un comentario
  1. ivo / Oct 16 2010 23:49

    renacer, surguir de las cenizas conlleva la muerte. Esta muerte perfectamente puede ser espiritual, mental y no tan solo corporal. Renacer conlleva,volver del inframundo porque asi esta predeterminado, por que el abismo no es la morada final y por que aun quedan ciertas cosas especiales que se deban hacer. Cosas que no fueron valoradas cuando se tenian cerca. Dante nos entrega en bandeja una explicacion del sufrimiento humano, el sufrimiento que provoca la ansiedad por valorar lo uno y que estupidamente se cree que es enterno. Los 33 reflejan la experiensa de Dante, pero tambien reflejan la mano perfecta de alguien superior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: