Skip to content
23/10/2010 / Punto Emprendedor

Un novel criollo

El trabajo de toda una vida

En aquel mundo en donde la pluma es símbolo de genialidad, en aquél momento que parece cobrar vida propia cuando obedece nuestra mente y corazón, nacen las palabras al ritmo de los deseos y nuestra eterna pasión. Hoy queridos lectores, les contaré sobre un dedicado y perseverante escritor.

“Yo creo que la civilización es una buena cosa; pienso que hay que estar muy, muy sumido en la civilización para poder rechazarla y mitificar el mundo primitivo como lo hizo Paul Gauguin. Hay que estar realmente preparado para despreciar la civilización, y decir cosas como, por ejemplo, la corbata, ¡qué tontería, qué intolerable signo de opresión!”

Mario Vargas LLosa

En 1936, en la ciudad de Arequipa, nace un escritor de aquellos que encanta con su genialidad. Emprendedor como ningún otro comenzó su carrera con muchas limitaciones de carácter económico. Con gran esfuerzo obtuvo la beca de estudios en 1959 donde parte a hacer un doctorado en la Universidad Complutense de Madrid; así, obtiene el título de Doctor en Filosofía y Letras. Lego de un año se instaló en París. Al principio su vida en la ciudad de la luz se vio afectada por la escasez y la angustia por sobrevivir, por lo que aceptó diversos tipos de trabajos, como periodista, profesor y locutor.

El sabor amargo de la vida, acabó gracias al esfuerzo por llevar a cabo su vocación literaria y con su primera publicación en 1959, un conjunto de cuentos con el título “Los jefes”. Es ahí donde obtuvo el premio Leopoldo Arias, aquí comenzó su gran y exitosa carrera, llena de premios y distinciones. La vocación, uno de sus mejores armas para sobrevivir a tan funesto mundo de incomprensión. En sus memorias “El pez en el agua”, nos cuenta la rebelión que tuvo contra su padre, quien no creía en lo que hacía y que  sin embargo, impulsado por el destino y el valiente deseo de creer en sí mismo, acabó con deleitando al mundo con la misma fuerza que tecleaba cada letra de su máquina de escribir.

“Escribir es un trabajo que requiere perseverancia, horarios, imponerse una disciplina y respetarla, eso creo que es fundamental. La razón por la cual me someto con tanta facilidad a esa disciplina en mi trabajo es porque no tengo la sensación de que sea un trabajo sino un placer”

 

 

César Paima Agurto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: